Todos conocemos la sensación de haber dormido mal a causa de ruidos, ya sea por una obra en nuestra calle, por el tráfico, por locales de ocio en la proximidad o por ruidos provocados por los vecinos.

También conocemos la frustración que ocasiona cuando tratamos de concentrarnos en nuestro trabajo y los ruidos nos distraen y dificultan el focalizarnos en las tareas.

Esa es la contaminación acústica en nuestro día a día.

El ruido ha dejado de tener una valoración positiva, como símbolo de actividad o de modernidad. Ahora el ruido está considerado un factor negativo para la calidad de vida y se multiplican los estudios para su conocimiento y delimitación.

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico-OCDE, 9 millones de españoles están sometidos a un nivel superior a los 65 dB(A) que es el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Además, según la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales-FREMAP, en España existen cuatro millones de personas que trabajan en entornos con unos niveles de ruido superiores a los 85 decibelios.

Para verificar a qué nivel de ruido estás expuesto, te puedes descargar la app db Volume para Iphone o DB meter pro para Android, y así comprobar qué nivel de ruido tienes en tu trabajo, en tu calle, en los restaurantes o en tu vivienda.

Qué es la contaminación acústica

La contaminación en si es la introducción de sustancias u otros elementos físicos en un medio que provocan que éste se vuelva inseguro o no apto para su uso.

Tradicionalmente solo se consideraban la contaminación atmosférica y del agua, pero ahora la contaminación acústica ha pasado a ser el contaminante “invisible” en el mundo, generando gran preocupación sobre todo en nuestras vecindades cercanas al área urbana.

¿Cuándo empezamos a hablar de contaminación acústica?
En el momento que el sonido pasa a ser ruido y produce efectos fisiológicos, psicológicos y sociales no deseados.

Cómo afecta la contaminación acústica a nuestra calidad de vida

La contaminación acústica nos afecta a dos niveles, el fisiológico, y el psicológico o conductual.

Cómo nos afecta la contaminación Acústica en nuestro día a día-2

Efectos fisiológicos

Entre los efectos fisiológicos, los más directos y claros son en la salud auditiva: se relacionan principalmente con la sordera temporal o irreversible.

Existe por un lado la posibilidad de pérdida paulatina de audición, cuando hay una exposición continuada a altos niveles de ruido (superiores a 85 dBA).

Los ejemplos típicos son en lugares de trabajo como talleres, industrias o aeropuertos. Estos entornos están bastante controlados por las empresas de prevención de riesgos laborales, pero existe multitud de entornos laborales en los que el ruido sobrepasa los 85 dBA y ni siquiera los trabajadores son conscientes hasta que se empiezan a producir los primeros síntomas físicos como acúfenos o pérdidas de audición.

Además de los efectos auditivos tenemos los efectos sistemáticos en el organismo debido a una reacción de estrés o estado de tensión que repercute negativamente en la salud, provocando trastornos gastrointestinales y el aumento de la presión arterial.

Según el Dr. Daniel Bernabéu, el ruido estimula inconscientemente nuestros sistemas de alerta, generando estrés y debilitando nuestro sistema inmunitario de defensa. Por eso, cada individuo presenta una respuesta diferente según cuál sea su “punto débil”.

El ruido agrava cualquier patología existente y puede hacer aflorar una enfermedad que en otra circunstancia no afloraría: problemas cardiovasculares, del aparato digestivo, de presión arterial, neurológicas, hormonales…

Una encuesta realizada en Francia (citada por la Agencia del Medio Ambiente de la CAM,1993: 28) corrobora estos efectos. En el citado estudio se comprobó que:

entre las personas sometidas a niveles ambientales de ruido superiores a los 85 dBA se produce un 12% más de problemas cardiovasculares, un 37% más de problemas neurológicos y un 10% más de problemas digestivos respecto a la población que no se halla sometida ese alto nivel de ruido.

Trastornos de sueño

El ruido ambiental produce además trastornos del sueño. Puede causar efectos primarios durante el sueño y efectos secundarios que se pueden observar al día siguiente.

Para descansar apropiadamente, el nivel de sonido equivalente no debe exceder 30 dB(A) para el ruido continuo de fondo y se debe evitar el ruido individual por encima de 45 dB(A).

Cambios en el comportamiento

Existen además consecuencias en el comportamiento: Con niveles de ruido altos, la tendencia natural de la gente hacia la ayuda mutua disminuye o desaparece, reapareciendo en el momento en que se suprime la presión sonora.

Consecuencias psicológicas

Las personas con estrés por ruido que sufren consecuencias psicológicas lo definen de la misma forma: sensación de malestar, de disgusto, de estar incómodo, de tristeza.

Este malestar luego se traduce en enfermedades mentales (depresión) o se somatiza (en enfermedades físicas derivadas del estrés): irritabilidad, dolor de cabeza, agresividad, apatía, problemas de conciliación de sueño.

En el entorno laboral, un alto nivel de ruido afecta nuestra concentración, aumenta el riesgo de accidentes laborales, y reduce nuestra productividad.

En el post «Cómo influye la acústica en la mejora del clima laboral» hablamos más al respecto.

Beneficios de la reducción de la contaminación acústica

Para profundizar y concretar los beneficios de la reducción de la contaminación acústica en cada momento y lugar de nuestra vida, te invitamos a leer el post: Beneficios del confort acústico

Normativa contra la contaminación acústica

Cómo nos afecta la contaminación Acústica en nuestro día a día-normativa

Este es el esquema normativo actual de la contaminación acústica. Trataremos de simplificar el objetivo y marco de actuación de cada una a un nivel práctico:

La ley clasificaba el territorio habitado español en áreas acústicas en función del predominio del uso del suelo: residencial, industrial, recreativo y de espectáculos, terciario (distinto del anterior), sanitario y docente.

La función de esta ley es evitar que surjan problemas, por ejemplo, por construir viviendas a diez metros de una carretera; que se realice una adecuada planificación acústica para todo aquello nuevo que se vaya a construir. Pero en el sentido práctico, para los ciudadanos, no tiene relevancia

En el siguiente enlace del Colegio Oficial de ingenieros técnicos de edificación de podemos ver la normativa autonómica de cada comunidad.

  • Marco municipal: 

Los ayuntamientos, son los responsables la evaluación y gestión del ruido ambiental dentro de su territorio, especialmente en lo relativo a los comportamientos vecinales. Para ello, deben aprobar ordenanzas o reglamentos adaptados a la legislación nacional y que la complementen.

Terminando….

La contaminación acústica en nuestro día a día tiene consecuencias a nivel físico y psicológicos, así como afecta nuestras relaciones y nuestra productividad. Una vez somos conscientes de ello, está en nuestras manos no solo no producirla, sino poner los medios necesarios para rebajar el nivel de ruido en nuestro entorno.

Si quieres saber cómo puedes reducir el nivel de ruido en tu local de trabajo o en tu casa, no dudes en contactarnos.